13/1/17

Siempre me quejo con vos

Te extraño, hago lo imposible por pensar en otras cosas y aún así te cuelas por las 
rendijas más pequeñas , por esas por donde solo pasan los rayos del sol.
Desmenuzo el tiempo y lo entretejo con miles de cosas reales o ficticias que posean 
la capacidad de abstraerme buscando una aguja imaginaria en cualquier pajar.
Sello mi boca, ato mis manos, pateo al corazón que se adelanta preguntando por vos, obligo a los ojos a desviar la mirada de aquellos lugares donde espero por vos.
Entretengo a mi mente para que no pregunte ni se imagine cómo estás porque suele 
ser dramática y catastrofista  cuando se trata de vos.
Te extraño,  y duele como antaño el puñal hundido de la ignorancia que se retuerce despacio y sin pausa mientras intento no llorar por mi necesidad  de vos.
Te extraño,  es algo que no puedo permitirle a mi corazón, es algo que no debo traslucir 
en mi humor, es algo que no debo y sin embargo aún no sé cómo evitar sin reprochártelo.
Te extraño, no tienes la culpa de que sea tan endeble y me quiebre, te extraño y lo siento porque siempre me quejo con vos.




Arte de Carrie Vielle.

10/1/17

Soy algo así como un ¿desastre?

Tengo campanillas en el pecho, duendes locos en mi cabeza, cristales de 
colores en mi pecho y una luz embellecedora de todo lo que miro y quiero. 
Tengo mil razones para ver las caras más grises de los días, elijo colorear 
cada destello  con una sinfonía, tengo ausencias repetidas y una memoria 
muy frágil con raíces de recuerdos que juegan a las escondidas, busco a 
veces por mucho tiempo de quién es esa cara, de donde me suena esa frase 
que se repite sin descanso, cuando fue que pasó eso que otros dicen que no ponga cara de circunstancia porque yo estaba, intento pescar pedacitos de 
esa vida que sé fue y es feliz pero muchas partes se me escapan. 
Tengo memoria de elefante para cosas a veces inútiles y sin importancia, 
para frases que me dolieron tanto que se grabaron a fuego no sé en que parte de mi alma y aparecen cuando me cuestiono si soy buena en esas cosas simples que para otros son cosas cotidianas. 
Soy especialista en muros de miedo y pánico, contraté un demoledor que vive en algún rincón olvidado de mi cerebro despistado y trabaja muy despacio gritando que todo es relativo, simple y si fracaso el mundo seguirá girando y 
tal parece que cada año su voz se va elevando haciendo que los muros sean 
un poco mas bajos. 
Tengo necesidad de amor y de mimos , saber que me quieren a pesar de ser 
un desastre, me esfuerzo en demostrar que amo aunque sea parca, ahorrativa en palabras y abrazos pero insoportablemente insistente con el hombre que amo. Tengo mal el contador del tiempo y vivo intensamente cualquier sentimiento. Tengo mariposas de colores con las que miro las cosas que nadie identifica si no se les indica con detalle, tengo oídos para todo y aprendo de a poco a dar prioridad a lo que debo, mi cabeza salta de un pensamiento a otro 
y cuando me doy cuenta alguien me pregunta si estoy de acuerdo con lo que 
ha dicho y entonces con una facilidad que no sé de donde sale identifico lo que dijo entre todas las historias, voces y locuras que se me ocurren mientras escuchaba; aunque a veces no lo logro y ya aprendí a preguntar sin morirme de vergüenza  porque me distraje con algo que me preocupaba sobremanera
(una mentira piadosa para confortarme a mi misma). 
Puedo ver y disfrutar muchas maravillas pequeñísimas e igualmente sentir que me muero con una tontería . Tengo capacidades increíbles que no las cambio por nada pero sé que estoy mutilada en esas cosas normales que todos esperan que se hagan sin enseñarlas. Me siento bicho raro y nadie se da cuenta hasta que me tratan y a pesar de todo me aman con las alas desplegadas, volando sin miedos, sin creer en las limitaciones ni en las distancias. Me aman cuando caigo sin remedio y por un tiempo camino anestesiada hasta que sin proponérmelo alzo el vuelo y me olvido del golpe, del dolor y de cualquier enseñanza que contenga cuidarme de futuros descalabros.
Soy yo un caos organizado, despistado, insufrible, mimoso, tiránico, sobrevuelo las nubes con la facilidad del que no tiene conciencia del miedo ni del peligro cercano y de igual modo me estrello contra todo lo que el común de la gente puede evitar sin hacerse dos veces daño. 
Sé que la paciencia es requerible a quién esté a mi lado y muchas veces mirar para otro lado o dejarme notas si quiere que me acuerde de algún cumpleaños, de igual modo intento  ser dulce, atenta, comprensiva y dispuesta a escuchar problemas y dar mi punto de vista que no siempre es el más adecuado y a veces por un milagro es la respuesta perfecta que nadie más logró encontrarla. Muchas veces me han dicho que soy libre porque a nada me aferro, que mantengo un equilibrio que yo sé que no es verdad conociéndome un poco cualquiera sabría la locura que tengo.He intentado tener, desarrollar y cultivar esas virtudes que todos tienen naturalmente en su ADN, pero con los años solo he logrado tener unos horarios, alarmas, notas e imanes en la heladera que me ayudan a conquistar a veces el tiempo y llegar a la noche sin saber en que momento se me escurrío el día sin haber hecho lo que debía. 
He dejado de lado los consejos que me piden que nade cuando solo sé volar sin radar y sin un mapa predeterminado. Así he ganado la fama de ser especial, la que explica todo sin embrollarlo, la que entiende todo,  hasta un asesinato, la que no juzga y es amiga hasta del diablo, la que no se muestra demasiado porque su mejor defensa es una bella y adornada muralla, y si no me gusta algo lo digo con la mirada, con la falta de palabras y una educada distancia.
Amo, amo sin medida,   con una seguridad aplastante de saber que por mucho que vuele y conozca mi amor estará vivo y creciendo inalterable a cuanto viva y disfrute en esta vida,  es un ente vivo que me invade, me mueve, me lleva a lugares desconocidos, me hace desvergonzada y tímida, una mujer valiente y una desvalida niña que encuentra siempre en su amor lo que necesita.
Y escribo sin pensar esto que en mi cabeza desfila ¿ la razón? quien sabe, tal vez es una forma de terapia sin guía.


The art of Matt Manley
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... ----fin addthis----